En la cuestión ucraniana, Europa es marginal

Dentro de la situación ucraniana, la Unión Europea no está jugando un papel protagónico por la exclusión de las conversaciones que Putin mantiene regularmente con EE.UU. y la Alianza Atlántica. Esta situación de marginación es comprensible si tenemos en cuenta las razones de Putin, que intencionadamente no quiere en la mesa de negociación a otros protagonistas cercanos a Estados Unidos y, al mismo tiempo, continúa en su labor de dividir a los aliados occidentales, pero la falta de implicación en la parte de Washington, que iba a exigir a Bruselas que asistiera a las negociaciones, parece muy grave. Sobre la cuestión se pueden hacer hipótesis, que de ser ciertas podrían llevar a una situación difícil entre las dos partes. En primer lugar, es singular que ni EE.UU. ni la Alianza Atlántica sintieran la necesidad de una presencia europea: no se puede dejar de pensar en el resentimiento de ambas partes por el deseo de crear una fuerza armada directamente constituida por la Unión Europea, que fue interpretada en ultramar como una alternativa a la Alianza Atlántica y por tanto a la influencia americana, tanto desde el punto de vista estratégico como político y también económico, dado el gran juego de órdenes militares que está en juego; sin embargo, Alemania todavía está tratando de volver al juego diplomático, aprovechando la escala del secretario de Estado de los EE. UU. e involucrando también a Francia y el Reino Unido. Berlín, con esta maniobra, sin embargo, juega un partido único, desenganchado por una acción europea deseable. Ciertamente, reconocer que la cuestión central es el mantenimiento del orden y la paz es una cuestión esencial para Europa, parece una conclusión inevitable, que no hace más que renovar la marginalidad de la Unión. Aunque Europa aspira a un papel destacado, la estrategia alemana parecía ser un cruce entre un intento amateur y una maniobra arriesgada. Francia tendría la intención de que la Unión emprendiera su propia acción diplomática hacia Moscú, pero el temor es que a Estados Unidos no le guste esta iniciativa alternativa y que la falta de fuerza negociadora europea frente a Rusia, determine una iniciativa con pocas consecuencias prácticas pero con repercusiones políticas muy negativas. Por otro lado, las intenciones hacia Rusia, en caso de una invasión de Ucrania, son muy diferentes: si Washington incluso llega a favorecer una respuesta militar, aunque sea precedida por el suministro de armas a Kiev y fuertes sanciones económicas, la Europa se centra exclusivamente en el diálogo, porque está demasiado involucrado en cualquier sanción contra Moscú debido a los vínculos económicos y la dependencia de los suministros energéticos que llegan del país ruso. Europa se encuentra en un punto muerto por la falta crónica de una política exterior y económica, especialmente insuficiente en el tema del abastecimiento energético, que afecta a todos los movimientos posibles. El propio Estados Unidos se mueve con la máxima cautela, actitud que podría ser confundida con debilidad por parte de Putin, que sigue abordando el enfrentamiento de forma preocupante. A Rusia se le ha dejado demasiada libertad de maniobra, reclamar su área de influencia sobre los territorios que pertenecieron al antiguo imperio soviético puede ser comprensible, pero no es tolerable forzar a estados y pueblos a los que no les gusta esta solución; Mientras tanto, el objetivo final de Putin es no tener estados democráticos en sus fronteras para evitar contagios peligrosos con la población rusa, ya muy descontenta con el estado de cosas, este es el objetivo principal, el segundo, el oficial, de negar la presencia de la Alianza Atlántica en sus fronteras puede tener justificaciones estratégicas que no concilian con la autodeterminación de las naciones soberanas. Esto por sí solo sería suficiente para superar las perplejidades europeas de carácter económico: el avance ruso, eso sí, en las fronteras de la Unión es un factor de peligrosa desestabilización del orden europeo, especialmente con estados dentro de la Unión donde soplan sentimientos antidemocráticos, que Bruselas ya no debería tolerar. A pesar de todas las dudas legítimas, Europa debería apoyar con fuerza a Estados Unidos para contener a Putin y precisamente la falta de esta convicción determina su marginalidad, que no podrá superarse mientras se mantengan estas posiciones demasiado tímidas y moderadas contra la prevaricación de la democracia.