La retirada de los rusos de Kazajstán no es muy segura.

El actual presidente de Kazajistán ha dicho que la situación en el país ha vuelto a la normalidad y ha nombrado un nuevo primer ministro, que no cae bajo la influencia del anterior presidente. La estabilización del país debe conducir a la retirada de las tropas extranjeras presentes en territorio kazajo, pertenecientes a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, al que se adhieren Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán. Las protestas habían comenzado el 2 de enero por el aumento del combustible y habían revelado el estado de profunda crisis social, política y económica del país, síntoma de un descontento generalizado que se manifestó en grandes protestas, reprimidas violentamente por las fuerzas policiales, a quien se le había permitido disparar directamente a la multitud. Las manifestaciones habían sido catalogadas como episodios de terrorismo por parte de potencias extranjeras no identificadas y fueron funcionales a la acción rusa para reiterar que el país kazajo no podía sustraerse a la influencia de Moscú, que, además, temía una repetición del caso ucraniano. La represión de los manifestantes fue bendecida por Beijing como un medio para eliminar las protestas, quizás un intento de justificar por analogía su acción en Hong Kong y contra la población musulmana china. El presidente de Kazajstán destacó la necesidad de la intervención de tropas rusas y de otros países aliados para restablecer el orden en el país frente a la peligrosa amenaza terrorista, no bien identificada, que amenazaba con conquistar el principal centro económico del país, Almaty; lo que habría tenido como consecuencia la pérdida del control de todo Kazajstán. Según el presidente kazajo, las tropas extranjeras aliadas deberían abandonar el país en un plazo de diez días. En realidad, será interesante comprobar si se respetan estos plazos: el temor ruso a una deriva del país hacia Occidente no parece coincidir con una retirada repentina de las tropas de Moscú, sobre todo tras el esfuerzo realizado para reprimir la protesta kazaja; una estancia de sólo diez días no permitiría un control efectivo de la evolución de una situación de descontento que representa mucho más que insatisfacción económica. Definir la protesta como una estudiada emanación de un plan terrorista, sin señalar expresamente a sus instigadores, es definirla como una especie de intento de subversión del país desde dentro. Que estos instintos sean del todo ciertos tiene poca importancia para Rusia, que debe reiterar su control casi total sobre lo que ahora se define como su propia área de influencia, bien delimitada y absolutamente libre de variaciones negativas. Después de todo, el propio Putin avaló la teoría terrorista del presidente kazajo, como justificación de la intervención armada que él mismo planeó. Del total de 2.300 soldados empleados, el hecho de que la mayoría fueran rusos parece bastante significativo; sin embargo, las necesidades reales del país están claramente presentes para el nuevo gobierno de Kazajstán, que pretende impulsar programas destinados a promover el crecimiento de los ingresos y hacer más equitativo un sistema tributario donde existen graves desigualdades; sin embargo, de la mano de estas intenciones, se prevé un aumento en el número de fuerzas policiales y militares para proteger mejor la seguridad del país. Estas intenciones parecen refutar la hipótesis terrorista, utilizada únicamente para la preservación del régimen ruso y la intervención, pero admiten la presencia de dificultades internas, dificultades que potencialmente podrían hacer posible salir del área de influencia rusa, especialmente en presencia de un giro democrático, un intento previamente reprimido varias veces a nivel local sin intervención externa. La necesidad de la ayuda rusa demuestra la capacidad y la voluntad del país para buscar una alternativa a la situación actual. Estas premisas sitúan al país kazajo en el centro de atención no sólo del evidente interés ruso, sino también de Occidente y del mundo entero, porque puede desestabilizar la región y el control ruso; esto implica un nuevo frente de posibles roces con EEUU, ciertamente no dispuesto a aceptar la advertencia de Moscú en clave antiucraniana, donde la tensión está destinada, también por este precedente, a llegar a una situación límite.