La Unión Europea y China alcanzan un acuerdo para el reequilibrio de las relaciones comerciales

Paralelamente a las negociaciones para la salida de Gran Bretaña, la Unión Europea llevó a cabo una negociación igualmente complicada con China, que duró incluso más que con Londres; después de siete años, de hecho, Bruselas y Pekín han firmado un acuerdo para reequilibrar sus relaciones comerciales, hasta ahora sesgadas a favor de China. La conclusión de la negociación debería permitir finalmente a las empresas europeas acceder al vasto mercado chino, eliminando también las prácticas discriminatorias con las que la burocracia china acosaba a los inversores europeos. El acuerdo se centra en tres puntos principales: el compromiso de Beijing ha garantizado una mayor transparencia en los subsidios estatales otorgados a las empresas chinas, para favorecer mayores condiciones de equidad para la competencia, una dirección hacia un enfoque diferente por parte de las instituciones chinas para garantizar condiciones de la paridad entre empresas locales y europeas y, finalmente, una ralentización de la transferencia de tecnología, que, hasta ahora, ha sido uno de los puntos fuertes del sistema productivo chino. Sin duda, este acuerdo no resuelve por completo los problemas de la relación con el mundo productivo chino, pero representa un avance en las relaciones bilaterales, aunque después de siete años el resultado parece más bajo de lo esperado y no permite recuperar la brecha que esta vez ha creado precisamente en ventaja de Beijing; Sin embargo, el acceso a un mercado enorme como el chino, especialmente cuando la política económica y financiera del gobierno chino quería privilegiar el mercado interno, representa una oportunidad demasiado importante, en un sentido absoluto, tanto de futuro como enmarcado en el momento actual de dificultad económica. En términos concretos, China se abre a sectores de la competencia como los servicios en la nube, las finanzas, la atención médica privada y los servicios ambientales y de transporte, que estaban totalmente reservados a las empresas locales; el acuerdo también abre nuevas perspectivas en el sector manufacturero, que constituye una participación de más del 50% de las inversiones europeas totales en China; También en el sector del automóvil, que representa amplios márgenes de desarrollo gracias a la tracción eléctrica, habrá nuevas oportunidades gracias a la eliminación paulatina de la obligación de crear empresas mixtas: las inversiones europeas en China en este sector representan el 28% de participación. del total, por tanto destinado a crecer con la nueva normativa. Más controvertidas son las aplicaciones reales que la Comisión Europea habría obtenido de China en cuanto a un mayor respeto por el medio ambiente y, sobre todo, en lo que respecta a los derechos laborales: en el pasado, Pekín ya se había comprometido con estos temas, sin, sin embargo, cumplir su palabra. fecha; esta vez entre las garantías hacia Europa, la República Popular China se ha comprometido a adoptar, aunque de forma paulatina, todos los convenios de la Organización Internacional del Trabajo, este es un tema que debe ser decisivo para llegar a acuerdos con la superpotencia económica china, tanto desde el punto de vista moral como desde una pura ventaja económica para establecer la igualdad de condiciones para el acceso al mundo del trabajo, como componente determinante del proceso económico. Estas consideraciones abren un complejo razonamiento sobre la conveniencia del acuerdo con China: estableció que durante la presidencia francesa en 2022 se realizarán amplias valoraciones sobre las relaciones con el país chino, quedan las dudas, ampliamente expresadas, por la represión operada por el régimen de Xi. Jinping en Hong Kong, contra las poblaciones de los uigures, el Tíbet y contra la oposición interna, también a través de la persecución de periodistas y activistas de derechos humanos. Dentro de las instituciones europeas no todo el mundo está a favor de este acuerdo, por ejemplo el presidente del Parlamento Europeo para las Relaciones con China, definió el tratado como un error estratégico y el principal aliado europeo, Estados Unidos, expresó preocupación; si para la economía el acuerdo puede considerarse una oportunidad, en una valoración más general no se puede decir que el país con el que se pactó este tratado es una dictadura, que tiene todos los intereses, tanto económicos como políticos. , tener relaciones cada vez más seguras con el mercado más grande del mundo e intentar penetrar cada vez más en la sociedad europea. El modelo chino es visto con envidia por gran parte de la clase dominante empresarial y esto constituye un punto fuerte para Pekín, que, por el contrario, debe ser estimulado, especialmente con la palanca económica, para acercarse a los valores occidentales: no al revés.