La pandemia aumenta la hambruna mundial de alimentos

Uno de los efectos del coronavirus, además de la emergencia sanitaria, es el aumento de la pobreza y la consiguiente escasez de alimentos para varios países, que, a pesar de una situación de pobreza, aún no se habían visto afectados por la escasez de alimentos. El alcance del problema se refiere al número de personas afectadas por la escasez de alimentos: un número creciente que ya asciende a varios millones de personas. La agencia de alimentos de las Naciones Unidas, que ha ayudado a 97 millones de personas en 2019, planea ayudar a 138 millones de personas para 2020. Como podemos ver, esta es una dimensión enorme, cuyo crecimiento coincidió con el cambio de la pandemia de los países ricos a los países pobres del mundo. La ausencia actual de la vacuna nos impide manejar una situación que bordea el caos y que podría degenerar, a nivel local, en disturbios, pero que podría afectar al mundo a nivel mundial a través de un aumento masivo de la migración. Especialmente en este segundo caso, los países ricos estarían invertidos, lo que ha demostrado una mala aptitud para manejar el problema también debido a la aparición de movimientos nacionalistas, cuyo objetivo principal es precisamente el rechazo de los inmigrantes. La contracción global de la riqueza está generando un cierre progresivo que alimenta el aumento de las desigualdades, un fenómeno que también afecta a los países ricos, pero que tiene las mayores repercusiones entre los pobres. La asistencia alimentaria ya no incluye solo a las naciones más pobres, donde las poblaciones ya fueron víctimas de hambrunas alimentarias por razones climáticas y debido a la presencia de conflictos armados, sino que ahora también se refiere a naciones que tenían economías ligeramente superiores a las de subsistencia o que estaban pasando por una fase temprana de industrialización. El bloqueo económico impuesto por la pandemia ha resultado en la contracción de la capacidad de encontrar bienes primarios, alimentos, causando una desnutrición creciente, que debe ser combatida en primer lugar por razones de salud y luego por razones sociales y políticas, incluidas políticas internacionales, como se observa. La agencia de las Naciones Unidas opera, con sus proyectos de apoyo, en 83 países, pero necesita fondos continuos cuyas necesidades crecen de la mano con el aumento de las infecciones. En este momento, para apoyar el esfuerzo de la agencia de las Naciones Unidas, se necesita una financiación de 4.900 millones de dólares solo para los próximos seis meses; El llamamiento para recaudar esta suma se lanzó sobre todo hacia los países ricos, que tendrían toda la conveniencia política para apoyar esta iniciativa, pero que tendrán que superar la resistencia interna a menudo representada por las formaciones de derecha y populistas. Los datos para reflexionar son que para fin de año las personas que necesitarán ayuda alimentaria podrían llegar a 270 millones, con un aumento del ochenta y dos por ciento en comparación con el período anterior a la llegada de la pandemia; Además, desde 2016, las repercusiones de las crisis económicas, el cambio climático y las guerras han registrado un aumento del 70% para aquellos que sufren materialmente los efectos de la disminución o ausencia de disponibilidad de alimentos. Es comprensible que en tal escenario, las consecuencias de la pandemia hayan producido una aceleración en el crecimiento del hambre en el mundo. Actualmente, las consecuencias para la salud de la pandemia tienen los mayores efectos sobre el tema de la escasez de alimentos en los territorios de América Latina, donde en las zonas urbanas, no en el campo, la pérdida de una gran cantidad de empleos combinada con la caída de las remesas de los emigrantes ha resultado en Una gran necesidad de asistencia alimentaria. Se puede entender cómo una economía que tiende a la subsistencia plantea problemas futuros también para los países ricos que tenían grandes cuotas de mercado en estos territorios, para sus productos comerciales. Pero, para el futuro, el continente africano es preocupante, en vísperas de la temporada de los monzones, el sector agrícola ya está comprometido por la invasión de langostas y la situación de la pandemia parece estar creciendo, a pesar del problema de encontrar datos oficiales seguros. El aumento del 135% de las personas africanas que se encuentran en una situación alimentaria crítica requiere un esfuerzo por parte de los países occidentales que ya no se puede posponer, pero para que sea efectivo solo tendrá que ser el primer paso de un proyecto más amplio, basado en la cooperación internacional para Garantizar una independencia alimentaria efectiva para los países africanos.