La responsabilidad de Rusia en el aumento del hambre en el mundo

Una de las repercusiones internacionales más importantes que se producirá con la invasión de Ucrania consiste en el bloqueo de la exportación y producción de trigo. En los países ricos este hecho se traduce en una contribución sustancial del aumento de la inflación, provocada por el aumento de las materias primas destinadas a la industria alimentaria. El problema se siente profundamente y los gobiernos de los países industrializados tienen margen de maniobra para tratar de limitar los daños, especialmente para los sectores más pobres de la población. Un orden de problemas muy diferente, sin embargo, se presenta para los países pobres o incluso para aquellos cuya riqueza nacional se ha visto muy reducida por la suma de las contingencias de la pandemia y el tiempo de guerra. Varios países africanos, por ejemplo, se están quedando sin reservas de cereales y la perspectiva de razones adicionales a las ya presentes para provocar nuevas hambrunas, se hace cada vez más concreta. Al invadir el país ucraniano y someter los puertos de Kiev, por donde transitan las exportaciones de cereales, Moscú está creando las condiciones para generar una crisis alimentaria mundial; cabe recordar que este factor agrava situaciones anteriores que ya eran difíciles por la escasez de agua y situaciones políticas de alta inestabilidad, que de hecho no permiten la autonomía alimentaria de muchos países. Cuesta creer que estos resultados sean meros efectos colaterales de una guerra mal pensada y peor conducida. Parece más fácil creer en un plan político funcional para crear una situación favorable para el Kremlin hacia Europa. Putin debe haberse inspirado en los distintos dictadores, que utilizaron la emigración al continente europeo, como una forma de presión sobre Bruselas: la táctica casi siempre ha tenido éxito, porque ha creado profundas divisiones entre los miembros de la Unión, especialmente en el modalidades y cuantía de la recepción. Seguramente los estrategas rusos no pueden haber escapado a esta posibilidad, que puede convertirse en un arma dirigida directamente a Europa, sin embargo las implicaciones van más allá de las razones geopolíticas y supeditadas a la propia guerra: la responsabilidad de matar de hambre a millones de personas no debe ser subestimada por los enemigos de Putin y Rusia, como está ocurriendo actualmente, con ese factor que parece subestimado y al que no se le da el protagonismo político y periodístico necesario. El tema es ante todo humanitario: el bloqueo de las exportaciones de trigo ucraniano provoca la privación de alimentos básicos en la mayoría de los países pobres, desencadenando procesos de escasez de alimentos, que pueden derivar en desnutrición, con el consiguiente empeoramiento de las condiciones sanitarias, pero también vinculados a la estabilidad política, en muchos casos ya precaria en varios países pobres. Como se puede deducir, las implicaciones son tan intensas que no son menores que la situación actual en los campos de batalla ucranianos, con el gran número de muertos y desplazados que ha generado la invasión rusa. Lo que es probable que se materialice es un número de víctimas incluso muy superior al del cálculo de la operación militar especial; en este triste recuento deben, en efecto, estar incluidos los que fallecieron por escasez de alimentos, los debidos a los efectos de las condiciones higiénicas y sanitarias resultantes de la desnutrición, los relativos a los probables levantamientos populares por falta de alimentos y, finalmente, las víctimas de la migración causada por la imposibilidad de alimentarse. Por tanto, si Moscú ha de responder ante los tribunales internacionales por las atrocidades cometidas por sus soldados, también tendrá que responder en los mismos cargos que fue la causa de haber matado de hambre a millones de personas, con todas las consecuencias antes expuestas. Al darse cuenta de que las cancillerías mundiales se están enfocando en los crímenes en territorio ucraniano, la cuestión de la responsabilidad de matar de hambre a los países pobres no parece ser tratada de manera adecuada y con la relevancia adecuada. Paralelamente a la necesaria ayuda militar a Kiev, los países occidentales necesitan empezar a pensar en estrategias que puedan permitir al país ucraniano exportar lo que han logrado producir y recolectar, integrando con la ayuda alimentaria a los países que se verán más afectados por la hambruna alimentaria. .: esto con el doble propósito de anular o al menos mitigar los efectos de la estrategia de Putin, evitar los efectos negativos en los países europeos y crear las condiciones para combatir efectivamente el hambre en el mundo. Esto también servirá para dar una nueva imagen de Occidente para contrarrestar las acciones rusas y chinas en los países africanos.