Biden y Xi Jinping se reúnen para reducir disputas

Luego de dos reuniones telefónicas, Joe Biden y Xi Jinping mantendrán un encuentro bilateral, aunque por teleconferencia, que representará el encuentro diplomático más importante del año entre las dos grandes potencias internacionales. La creciente tensión entre los dos Estados probablemente condicionará esta cumbre, sin embargo la necesidad de llegar a una convivencia satisfactoria, aunque provisional, de ambas partes debe constituir la vía para poder llegar a esas mínimas soluciones compartidas capaces de evitar posibles crisis. Para el presidente de Estados Unidos será la primera vez que se reunirá con su homólogo chino desde que fue elegido, a pesar de que los dos líderes se conocían de reuniones anteriores, cuando Biden ocupaba el cargo de vicepresidente estadounidense. Los temas sobre la mesa siempre siguen siendo los mismos: las relaciones comerciales y económicas recíprocas, el crecimiento militar chino y las ambiciones geopolíticas de Pekín, que impiden la necesaria colaboración entre los dos países más importantes del planeta. La política exterior estadounidense hacia China, llevada a cabo por la anterior administración de la Casa Blanca, operó una mezcla de agresión y apertura, que señaló el evidente amateurismo de Trump, comprometido, en su mayor parte, a resolver el desequilibrio comercial favorable al país chino. Con la presidencia de Biden, se esperaba un enfoque diferente, capaz de suavizar las diferencias mediante una cuidadosa acción diplomática: pero no fue así; el nuevo inquilino de la Casa Blanca, no solo ha mantenido las posiciones de su antecesor, sino que ha endurecido aún más el tono y ha puesto la cuestión china en el centro de su política exterior. La reacción de China, no podía ser de otra manera, fue situarse al mismo nivel que la acción estadounidense y ello derivó en una sucesión de deberes, sanciones y una considerable agresión dialéctica, que derivó en una situación de tensión constante, ciertamente no propicia para una crisis. relajación necesaria, especialmente en este momento histórico. Hay que reconocer que las razones estadounidenses son, sin embargo, objetivas: las reiteradas violaciones de los derechos humanos en el Tíbet y contra los musulmanes chinos, la represión de Hong Kong, la voluntad expansionista y los ciberataques contra Estados Unidos y otros países occidentales, constituyen razones válidas. para justificar el resentimiento estadounidense; sin embargo, ambos países se necesitan: EE.UU. es el principal mercado de China y para lograr resultados apreciables para el clima se requiere la participación activa de Pekín. Entre las dos superpotencias, la cuestión de Taiwán es la más urgente: una invasión de China, que considera que la isla está bajo su soberanía, pondría en peligro la paz mundial y con ella las ganancias derivadas del tráfico comercial: por eso es, por el En este momento, la mejor garantía de paz a favor del mundo entero, pero un accidente siempre posible, derivado de los continuos ejercicios militares o de la presencia de los buques de guerra en el Estrecho de Formosa, puede provocar situaciones potencialmente irreparables; sobre todo porque en relación con esta cuestión está el desarrollo nuclear chino, que constituye la mayor emergencia militar para Estados Unidos. La región del Indo-Pacífico corre el riesgo de convertirse en el escenario de un rearme mundial capaz de cambiar el equilibrio actual, devolviendo o, más bien, devolviendo al planeta a un estado de hecho, donde la estrategia de tensión y equilibrio nuclear amenaza con ser el factor determinante de relaciones Internacionales. El riesgo es concreto, pero la repetición del equilibrio del terror ya no tendría la connotación de una relación con un doble conflicto exclusivo, sino que podría provocar un enfrentamiento multilateral, dada la disponibilidad del arma atómica para más de dos sujetos internacionales. Desencadenar una carrera generalizada de rearme atómico significaría poner la paz mundial en constante aprensión y, en consecuencia, el comercio y el comercio. Sobre esta base, conveniente para las dos superpotencias y más allá, Washington y Pekín podrían encontrar interesantes puntos de entendimiento para desarrollar una relación, si no de amistad, al menos de convivencia mutua, que garantice una seguridad adecuada para las relaciones diplomáticas. base necesaria para la convivencia pacífica común. Para lograr este objetivo, se requerirán actitudes pragmáticas y prácticas y una elasticidad que solo una gran experiencia en asuntos diplomáticos puede garantizar.