La nueva amenaza de Corea del Norte proviene del mar

Con el habitual tono triunfal, Pyongyang anunció el éxito de la prueba de misiles realizada mediante el lanzamiento de un submarino, sería un nuevo tipo de portador balístico cuya construcción formaría parte del programa norcoreano de construcción de armas cada vez más avanzadas. Según la retórica del régimen, el aparato de misiles estaría equipado con sofisticadas tecnologías de orientación y control y representaría la evolución del armamento lanzado hace unos cinco años, en la primera prueba relacionada con un armamento balístico marítimo-terrestre. Este armamento podría representar una amenaza estratégica para la región y más allá, porque el misil podría cruzar fácilmente la distancia de la península de Corea. La capacidad de movilidad asegurada por una plataforma de lanzamiento inestable colocada en un submarino representa un potencial ofensivo capaz, potencialmente, de golpear diferentes objetivos y la posibilidad de armarlo con ojivas nucleares aumenta la amenaza del peligro de Corea del Norte, no en el escenario regional, sino también. en el global. Sin embargo, según algunos analistas, el hecho de que se haya utilizado el mismo submarino utilizado en la prueba cinco años antes podría indicar que los avances realizados en la fase de lanzamiento fueron muy escasos y no compensados ​​suficientemente por el aumento de peligrosidad del nuevo porta misiles; de hecho, para poder ejercer presión con tal arma, el potencial del misil por sí solo no parece suficiente, pero también la capacidad de la base de lanzamiento: la suma de estos dos factores puede proporcionar el potencial real de la amenaza, además Parecería que el submarino utilizado como plataforma de lanzamiento tiene la capacidad de lanzar un solo misil balístico a la vez y no tiene la capacidad de operar continuamente bajo el agua, teniendo la necesidad de emerger con frecuencia. De ser ciertas estas noticias, la capacidad operativa y, por tanto, estratégica del buque submarino se vería considerablemente reducida, sobre todo si se compara con las posibilidades, por ejemplo, de los submarinos nucleares estadounidenses, que serán suministrados a Australia. En cualquier caso, incluso un solo lanzamiento, si se gestiona bien, puede alcanzar objetivos sensibles o tener la capacidad de alterar equilibrios que, por el momento, parecen muy frágiles; sin embargo, con un vehículo que tiene estas limitaciones, no es posible esperar liderar un conflicto, porque una posible reacción de aparatos militares más organizados podría aplastar todas las ambiciones del país norcoreano. La situación debe enmarcarse en términos políticos más que militares, teniendo en cuenta también todos los elementos del escenario. El lanzamiento del misil se produce en un momento difícil porque ambos países coreanos son protagonistas de una fuerte política de rearme, que genera una especie de equilibrio de terror entre los dos estados, donde las provocaciones pueden generar accidentes susceptibles de reacciones peligrosas; además, el diálogo entre Washington y Pyongyang se ha estancado durante demasiado tiempo. Como siempre, en estos casos, uno tiene que preguntarse por qué Corea del Norte se ha lanzado hace un momento; Las razones pueden ser múltiples, sin duda el estado de necesidad de Corea del Norte, siempre en una situación de grave crisis económica y humanitaria, podría hacernos pensar en otro expediente más para intentar obtener ayuda por el único medio conocido, que es el de amenaza. y el chantaje, que además no funcionó demasiado, al menos en el lado occidental, mientras que en China la actitud de Pekín siempre ha mantenido una tendencia no lineal; si esta consideración es cierta, sin embargo, sólo aparece una parte de la respuesta, mientras que probablemente otra posible deba buscarse en el enfrentamiento entre China y Estados Unidos, donde Corea del Norte podría intentar hacerse con un lugar importante cerca de Pekín; Cabe recordar que los recientes acontecimientos en los activos del Pacífico sitúan a China en una posición de aislamiento frente a la unión de las potencias occidentales. En este contexto, el ingobernable protagonismo de Pyongyang podría resultar funcional en Pekín, que debemos recordar es el único aliado del país norcoreano y que no parece haber tenido reacciones al lanzamiento del misil. El actual escenario pacífico podría favorecer un loco papel variable para Corea del Norte y garantizar la continuación de la dictadura de Pyongyang, precisamente por su utilidad para los fines chinos: un proyecto a corto plazo probablemente considerado suficiente, por ahora, por Kim Jong-un.