El ejército de EE. UU. Reconoce la menor credibilidad de EE. UU. Hacia sus aliados

Los más altos oficiales militares de Estados Unidos, el Comandante del Estado Mayor y el Comandante del Comando Central, a cargo de las operaciones en Afganistán, comparecieron ante el Senado tras la convocatoria para responder al caótico final del conflicto en el País afgano, que ha devuelto al poder a los talibanes, contra el cual el ejército estadounidense había estado luchando desde 2001. Este enfrentamiento entre líderes militares y legisladores estadounidenses puso de relieve la falta total de acuerdo entre el ejército y el poder ejecutivo, un desacuerdo que se aplica a Tanto Trump, que para Biden, exponiendo cada vez más al presidente demócrata a un peligroso parecido con su antecesor, de quien tanto se había distanciado durante la campaña electoral. La discordia entre el ejército y la Casa Blanca pone de relieve la responsabilidad de Biden en las malas relaciones que ha provocado con sus aliados de la Unión Europea, que parecen no seguir los consejos de sus líderes militares. Las decisiones del presidente estadounidense, que siempre se ha responsabilizado de sus propias decisiones, no tomaron en la debida consideración los consejos de los militares, optando por análisis erróneos de la inteligencia estadounidense. El Jefe de Estado Mayor pareció lamentar la pérdida de credibilidad de Estados Unidos por parte de sus aliados europeos, definiendo expresamente una salida inaceptable de la guerra afgana como un daño. Esta observación, que llega en un momento de dificultad dentro de la Alianza Atlántica, alimenta la desconfianza de los europeos en particular y de Francia en particular, debido al cambio en la política exterior estadounidense hacia una centralidad desplazada de Europa al escenario asiático. Incluso el secretario de Defensa, que no estaba de acuerdo con las valoraciones del Jefe de Estado Mayor, tuvo que admitir que la credibilidad estadounidense podía ser cuestionada, a pesar de la convicción personal de mantener un alto valor de confiabilidad. Pero el mayor daño al prestigio del presidente provino del comandante del Comando Central, quien confirmó que la intención de los líderes militares estadounidenses era mantener un contingente de 2.500, opción rechazada por Biden, pero que había sido pactada con Trump; sin embargo, los dos últimos presidentes no quisieron considerar una salida no basada en fechas, sino en condiciones de cumplimiento, como sugirieron los militares. La decisión equivocada también se debió a una información errónea de la inteligencia estadounidense, que creía que el ejército regular afgano pudo contrarrestar la ofensiva de los talibanes sin la ayuda estadounidense, pero debe especificarse que el entrenamiento del ejército afgano fue asignado al ejército estadounidense. que, a pesar de los varios miles de millones de dólares invertidos, no ha podido preparar adecuadamente a las fuerzas armadas de Kabul. A pesar de los juicios negativos sobre las modalidades de la retirada, el Jefe de Estado Mayor reconoció que una estancia del ejército estadounidense habría significado un enfrentamiento en el terreno con los talibanes y también sometido a las potenciales amenazas de las formaciones del Estado Islámico presentes en territorio afgano. . Las conclusiones de los senadores estadounidenses fueron, que el fracaso afgano se debió a los desafortunados acuerdos realizados por Trump con los talibanes (visión democrática), sumados a la desastrosa gestión de Biden (visión republicana), cuyo resultado final fueron las 2.500 muertes estadounidenses. . y el desperdicio de 2,3 billones de dólares, que representa un fracaso estratégico de Estados Unidos de escala histórica. Más allá de este análisis hay que añadir también que el país afgano volverá a un territorio donde las formaciones terroristas islámicas puedan reorganizarse sin ningún conflicto, una suerte de base desde la que organizar atentados contra países occidentales, formar terroristas y tratar de proponer modelos más ambiciosos. como el del estado islámico. La decisión de Biden, si de alguna manera se puede entender en el marco de razones políticas internas, reduce la percepción de Estados Unidos como una gran potencia capaz de protegerse a sí mismo y a Occidente de una amenaza que se torna cada vez más amenazadora y, si es que debe. De ocurrir, solo se puede atribuir a la mala gestión del propio Biden, que será perseguido por este motivo también en los libros de historia.