El activismo paternalista egipcio con Hamas sirve para ganar consenso interno y externo

La impresión de que la mediación egipcia ha tenido un efecto positivo en el enfrentamiento entre Israel y los palestinos de Hamas parece haber tenido un efecto positivo para el régimen de El Cairo. En realidad, la contribución egipcia, que no obstante estuvo presente, contribuyó sólo parcialmente a detener el bombardeo israelí, que había durado 11 días, y los lanzamientos de cohetes desde la Franja de Gaza; sin embargo, el presidente Al Sisi recibió el reconocimiento público del presidente estadounidense, se reunió con el presidente francés y el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto pudo recibir los cumplidos de Alemania y la Unión Europea. Hay que reconocer al régimen egipcio una cierta capacidad, más que nada, para saber utilizar una situación contingente a su favor, lo que le puede permitir reivindicar su importancia diplomática en la región, intentando fijar un calendario para la cuestión de la paz. . Esta es una oportunidad única para salir de un estado de aislamiento provocado por la aplicación de prácticas cada vez más represivas dentro del propio territorio. El objetivo egipcio es coordinar, a través de su diplomacia, la gestión de la paz actual, mediante reuniones cada vez más frecuentes con Israel, Hamas y la Autoridad Palestina para mantener el alto el fuego gracias a una tregua duradera y promover la reconciliación palestina., Como primer punto para proceder a un posible diálogo con Tel Aviv. Egipto se ha comprometido económicamente con la reconstrucción de la Franja de Gaza con una inversión de 500 millones de dólares, convirtiéndose así en el principal interlocutor de Hamas, también gracias al mantenimiento del único acceso no controlado por Israel, a través del cual entregar ayuda humanitaria, incluyendo de terceros países. Es claro que toda esta estrategia es funcional a una suerte de depuración de la imagen del régimen, que, sin embargo, está demostrando excederse en su retórica paternalista, casi replicando la actitud adoptada en la práctica, que además es propia de los regímenes autoritarios. La historia de la relación entre Al Sisi y Hamas ha registrado momentos de crisis precisamente con la toma del poder por parte del dictador egipcio debido a la represión del movimiento de los Hermanos Musulmanes, particularmente cerca de Hamas, sin embargo El Cairo necesita a Gaza y Gaza necesita a De El Cairo, y el El vínculo entre las dos partes parece ser obligatorio, incluso si varias personas que han colaborado con el propio Hamas continúan encarceladas en las cárceles egipcias. Sobre esta contradicción, el movimiento islámico palestino por el momento debe posponerse por razones de evidente necesidad, pero es legítimo pensar que a largo plazo, esta causa solo puede ser motivo de conflicto. Egipto, sin embargo, es el socio fuerte de la alianza y puede conducir las relaciones por su apoyo a Hamas, con el objetivo primordial de hacer funcional este vínculo y sus efectos, como garantía para la sostenibilidad de la dictadura, especialmente en el ámbito interno frontal, pero sin desdeñar las implicaciones positivas que también se pueden obtener desde el exterior. La lógica forma parte de un esquema clásico y siempre válido para las dictaduras: obtener el consentimiento internacional, incluso parcial, a través de una acción diplomática digna de una democracia: factor que permite ocultar fechorías internas y asumir posiciones casi esenciales, sobre todo si en determinadas circunstancias. contextos no hay, son actores internacionales alternativos que pueden y quieren garantizar su compromiso, como ha demostrado el reciente enfrentamiento entre Israel y Palestina. Por otro lado, el aspecto humanitario es un factor que despierta mucha sensibilidad en las democracias, especialmente en las occidentales: si la cantidad de ayuda es innegable, los métodos, fuertemente exhibidos, a través de pancartas publicitarias del obsequio del presidente a los palestinos egipcios, sí lo hicieron. No despertó un entusiasmo particular en la población, que aún recuerda la obra de destrucción, realizada por los egipcios, de los túneles palestinos en 2013. Cada parte, por tanto, hace una virtud de la necesidad, pero el sentido de esta colaboración es que los palestinos no pueden rechazarlo porque lo necesitan con urgencia, mientras que para Egipto puede significar una de las últimas posibilidades para tratar de mejorar su imagen hacia el exterior, sin darse cuenta de que está desempeñando un papel que debería haber sido tarea de Naciones Unidas y Las democracias occidentales, que, en última instancia, están usando El Cairo devolviéndolo con un poco de aprecio, que es, en realidad, una ficción real y propia. I a.