Estados Unidos e Irán cerca de la reanudación de negociaciones para el acuerdo nuclear

La posibilidad de reanudación de las negociaciones sobre la energía nuclear iraní entra en una fase decisiva gracias a una serie de reuniones preliminares que tuvieron lugar indirectamente entre los representantes de Washington y Teherán como resultado de la presión diplomática ejercida tanto por las dos partes como por la Unión Europea. . El objetivo es restaurar el documento firmado durante la presidencia de Obama y cancelado unilateralmente por Trump, pero sin el consentimiento de los demás firmantes. Para Estados Unidos y los otros signatarios es importante que Irán respete el acuerdo nuclear y para Irán es esencial que Estados Unidos levante las sanciones y permita que la economía persa se reinicie. Si materialmente el encuentro entre las dos delegaciones no tuvo lugar, el compromiso de la diplomacia europea ha permitido concretamente el diálogo a distancia. La situación actual se adscribe a la estrategia errónea de Trump que, al retirarse del tratado, favoreció las condiciones para el regreso de Irán al enriquecimiento de uranio y, al mismo tiempo, creó las condiciones para que Teherán considerara injustificado sentarse a una mesa. .con Estados Unidos, sin que Washington retire las sanciones. Desde un punto de vista político, la posición de Irán sería irreprochable si no fuera porque se retirara demasiado sustancialmente del acuerdo al enriquecer uranio. La situación actual está estancada: Biden quiere que se recupere el acuerdo, pero no retirará las sanciones hasta que un nuevo cumplimiento iraní, viceversa, Teherán primero exija el retiro de las sanciones para sentarse a la mesa con Estados Unidos y luego llegar a asegurar el ‘ interrupción de los procesos de enriquecimiento de uranio. Esta situación de bloqueo podría ser removida con una demostración de buena voluntad por parte de los estadounidenses, como también afirmó el portavoz estadounidense, quien considera necesario detener las sanciones para reiniciar las negociaciones; Palabras recibidas positivamente en Irán, que sugieren una solución positiva. Las últimas reuniones preliminares han dado como resultado el establecimiento de dos grupos de trabajo que considerarán respectivamente los métodos para interrumpir las sanciones estadounidenses y el camino para restablecer las condiciones del acuerdo en el país iraní. Washington, mientras se prepara favorablemente para el desarrollo de la situación, mantiene un perfil bajo ante la posibilidad de éxito de la negociación, dado que el plazo previsto para el restablecimiento del acuerdo no parece ser corto. EE.UU. rechaza la lógica de proceder primero con el bloque de sanciones para llegar a la consecuente acción iraní, más bien prefiere una modalidad sincrónica con Teherán en la renuncia conjunta a las condiciones actuales. Para ello es importante que las dos partes establezcan un procedimiento marcado con tiempos determinados en las distintas etapas, aunque sea difícil prever un plazo determinado para llegar al final del proceso. El objetivo común de Washington y Bruselas es llegar a una solución antes de las elecciones iraníes de junio, de modo que incluso un gobierno con un rumbo diferente al actual se encuentre con una situación ya definida, sin embargo, varios analistas creen que es muy poco probable que concluya. el proceso por la fecha electoral y esto podría provocar un nuevo inicio de negociaciones con nuevos intérpretes y condiciones. Para la Casa Blanca es importante evitar un acercamiento de Teherán con Pekín, provocado también por el interés común en debilitar el dominio de la moneda estadounidense en el mundo, factor que ha estado en la base del éxito de las sanciones estadounidenses. no solo contra Irán sino también contra otras entidades internacionales. Este argumento, sin embargo, puede ser la base de un proyecto a mediano o largo plazo, en el futuro inmediato no es factible y las necesidades de corto plazo para Irán son revitalizar su economía, que está sufriendo, más allá de las sanciones, la mala situación económica nacional e internacional y los efectos de la pandemia. Estas razones prácticas podrían ser el factor decisivo para dar un impulso aún mayor a las negociaciones y resolver para Washington una situación que puede desviar la atención y los recursos estadounidenses para destinarlos a escenarios considerados más decisivos, como el del sudeste asiático, mientras que para la estabilidad regional. Irán sin armas nucleares también significaría la falta de proliferación por parte de Arabia Saudita y una actitud más cautelosa por parte de Israel.