Problemas sin resolver de Londres después de dejar Europa

El acuerdo alcanzado in extremis, entre la Unión Europea y el Reino Unido, más allá de las oportunistas declaraciones del primer ministro británico, quien subrayó cómo el vínculo entre las dos partes seguirá existiendo desde un punto de vista emocional, histórico, cultural y estratégico, marca el final de la El proceso convulso de Londres de abandonar el proyecto de Europa unida ya representa un fracaso para ambas partes, que sólo el tiempo dirá cuáles serán los efectos reales y las ventajas y desventajas relativas. Las declaraciones triunfalistas procedentes de Londres sólo tienen un fundamento político, naturalmente funcional al Brexit, gracias a la reanudación de la plena soberanía en Londres, que sin las ventajas a menudo injustificadas que concede Bruselas tendrá problemas de distinta índole a nivel económico ya a corto plazo período, pero que pueden agravarse a medio y largo plazo y no pueden resolverse mediante pequeños acuerdos bilaterales, como el reciente pacto comercial entre Londres y Ankara. Si bien la aprobación del texto pactado con Bruselas es muy probable, la gran parte de la población que se opone a salir de Europa está representada por la escisión presente en el Partido Laborista, que, aunque oficialmente a favor, debe chocar con una fuerte oposición interna, debido a la ‘acuerdo considerado altamente desfavorable para los trabajadores, por el Partido Nacional Escocés, donde la cuestión de la salida del Reino Unido ha vuelto a cobrar protagonismo precisamente por el abandono de la Unión, por el Partido Liberal Democrático y finalmente por el Partido Unionista Democrático. Los mayores desacuerdos, los que podrían dar más problemas, se refieren a la cuestión de la pesca, que ha mantenido bloqueadas las negociaciones durante mucho tiempo, donde la presencia de buques pesqueros de la Unión en aguas inglesas aún se considera excesiva, factor que todavía se percibe como una interferencia. demasiado fuerte sobre la soberanía británica; Además, el problema de las exportaciones del Reino Unido está presente y muy sentido, tema muy discutido desde 1973, año de entrada en la Comunidad Económica Europea, si Bruselas pretende aplicar la normativa europea, podrían surgir situaciones de falta de congruencia que perjudicarían definitivamente el negocio de la exportación. Estas condiciones han fomentado en el sector una sensación de desconfianza en el gobierno, al que se le acusa de falta de compromiso en estos temas y, fundamentalmente, de haber traicionado a todo el sector productivo exportador para lograr más rápidamente el resultado del Brexit. El mayor peso en la economía británica lo representa el sector de los servicios financieros, un sector de servicios avanzados que ha prosperado gracias a la integración europea; Actualmente la bolsa británica será considerada de la misma forma que las principales bolsas de valores extranjeras, como Nueva York o Singapur, dejando de gozar de las ventajas que garantiza Europa: el peligro real es que en este estado de cosas no se producirá el cambio deseado por Londres y esto reduciría el volumen de negocios del sector financiero nacional, que sin duda tendría fuertes repercusiones en el producto interior bruto nacional. Finalmente, la cuestión escocesa es el peligro real, porque podría favorecer una disolución del Reino Unido, a partir del territorio escocés, lo que podría generar un efecto dominó con implicaciones también para Gales e Irlanda del Norte. La permanencia de Edimburgo en el Reino Unido estuvo determinada, aunque con poca diferencia, precisamente por la garantía de permanencia en la Unión Europea, una vez que esta condición deje de ser válida, un nuevo referéndum probablemente tendría un resultado diferente; por eso mismo Londres rechaza una nueva consulta popular sobre el tema, decisión reforzada por las encuestas que dan el 60% del electorado escocés a favor de la independencia. Además de la tradicional necesidad de autonomía, el público escocés está descontento con el trato que sufrirán los productos locales dirigidos a Europa como consecuencia de la descentralización inglesa. Con las elecciones parlamentarias escocesas previstas para 2021, un resultado fuertemente favorable a los separatistas pondría al gobierno de Londres en serias dificultades. En cuanto al examen que el Parlamento Europeo se ha reservado a partir de la lectura de las aproximadamente dos mil páginas del texto del acuerdo, que será examinado a partir de los primeros días de enero, existen varias incógnitas sobre la aprobación por las sentencias desfavorables sobre el acuerdo debido a la sensación de demasiadas concesiones a Londres, especialmente de París. La posibilidad de un “No acuerdo” no se evita por completo: en ambos lados, pero en perspectiva, los problemas en Londres parecen demasiados para un camino fácil, incluso si ambos lados lo aprueban.