El acuerdo entre Marruecos e Israel amenaza la estabilidad del Sáhara Occidental y es otra trampa para Biden

El enésimo acuerdo de una administración vencida deja como legado importantes problemas al nuevo inquilino de la Casa Blanca e impone una serie de obligaciones económicas y políticas, que posiblemente no sean compartidas. El cuarto estado árabe que se compromete a establecer relaciones con Israel, gracias a la mediación estadounidense, tras los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán es Marruecos, que obtiene el reconocimiento de su soberanía sobre el Sahara Occidental, la ex colonia española abandonada por Madrid en 1975. Para lograr el éxito diplomático con los Emiratos Árabes Unidos, EE.UU. se ha comprometido a financiar al ejército emiratí con un programa de rearme de 19.100 millones de euros, para Bahrein el costo es político para favorecer las relaciones con los Emiratos Árabes Unidos. Arabia Saudita, mientras que para Sudán es un compromiso que concierne a ambos aspectos, siendo la promesa, aún no concretada, de levantar las sanciones de Washington contra el país africano, que se había impuesto para golpear al anterior régimen dictatorial. Para Rabat, la ventaja es que se reconoce la soberanía sobre el Sáhara Occidental, no importa si, por ahora, este reconocimiento viene solo de Estados Unidos, único país de la comunidad internacional que lo lleva a cabo; Trump ha hablado expresamente de que la solución del gobierno marroquí es la única propuesta viable en la búsqueda de un proceso de paz duradero. Este reconocimiento permite a Marruecos superar los acuerdos de 1991, firmados con el Frente Polisario en Naciones Unidas, que preveían un referéndum para la autodeterminación de las poblaciones del Sáhara Occidental. Esto podría agravar una situación de crisis reanudada el pasado 12 de noviembre, con un enfrentamiento entre el ejército marroquí y los independentistas, tras veintinueve años de tregua. Cabe recordar que el Sáhara Occidental es el territorio no independiente más grande del planeta y la autoproclamada República Árabe Saharaui tiene el reconocimiento de 76 naciones y la Unión Africana y ostenta la condición de observador en Naciones Unidas. Es comprensible que la táctica de Trump tenga como objetivo dividir a la Unión Africana y dejar a Biden una responsabilidad seria, también porque la decisión a favor de Marruecos interrumpe una línea que Estados Unidos había mantenido durante mucho tiempo sobre el tema. Si Biden decide respaldar la decisión de Trump, iría en contra de los círculos diplomáticos estadounidenses, por el contrario, una revocación del reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, implicaría un enfriamiento en las relaciones entre Rabat y Tel Aviv. La prueba de que la incertidumbre también reina en Marruecos, más allá de las declaraciones de satisfacción, es que por ahora Rabat no tiene intención de abrir ninguna representación diplomática en Israel, como si esperara los desarrollos de la nueva política exterior estadounidense. Una razón más, entonces, es la actitud que se debe tener con los palestinos, quienes inmediatamente parecieron muy enojados. Marruecos especificó de inmediato que no tiene la intención de cambiar su actitud favorable a la solución de un territorio y dos estados, incompatible con la visión de Netanyahu. El primer ministro israelí en este momento parece ser el verdadero ganador, trayendo un nuevo acuerdo con un estado árabe como su victoria personal, en un momento muy difícil en el frente interno, donde el país corre el riesgo de una cuarta elección política en poco tiempo. Trump sigue jugando por sí mismo, sacrificando la política exterior estadounidense para sus propios fines en un momento de traspaso: lo que el presidente saliente considera exitosa es la táctica de dejar una situación muy difícil de manejar para lo que tendrá que ser política. divisas democráticas, con la actitud de varios estados aliados potencialmente negativa con el nuevo presidente. El plan es amplio y apunta, en primer lugar, a crear una red de estados vinculados al antiguo presidente de cara a una posible reelección en cuatro años, dejando situaciones difíciles para el nuevo inquilino de la Casa Blanca, que presuponen el hecho de dejar inalteradas las decisiones. existiendo, con la oposición del Partido Demócrata, o viceversa para derrocarlos, pero teniendo que enfrentar la aversión de quienes tendrán que sufrir estas decisiones contrarias. Una trampa que parece haber sido creada a propósito para deslegitimar al nuevo presidente ya sea frente a aliados extranjeros o frente al propio electorado. En conclusión, hay que recordar que Trump aún no ha reconocido formalmente la derrota y amenaza con llevar al país más importante del mundo hacia un caos institucional, que podría tener repercusiones muy graves para todo el mundo.