Desinformación no oficial y oficial

Si Europa está emergiendo lentamente de la emergencia de la pandemia, el problema de las campañas de desinformación, propagadas a través de la red, provenientes de otros estados, continúa estando presente y representa un factor desestabilizador dentro de una población que no está en capaz de filtrar la gran cantidad de información disponible. Esencialmente, el fenómeno se puede dividir en dos partes principales: la primera se refiere a la propaganda no institucional, que se expresa a través de la acción de empresas formalmente no como expresiones de gobiernos, pero que su trabajo hace funcional a las instituciones nacionales de origen, aunque estas no oficialmente reconocerlos. El segundo capítulo, por el contrario, se refiere precisamente a personajes que ocupan cargos institucionales y realizan su trabajo de desinformación a través de canales oficiales. El primer grupo incluye organizaciones, sobre todo, chinas y rusas, que practican campañas de desinformación reales con el objetivo de influir y dirigir la opinión pública europea hacia disposiciones favorables en Moscú y Beijing. La falta de canales oficiales provoca acusaciones formales de los gobiernos de Rusia y China, ya que estas fuentes son oficialmente ignoradas por los ejecutivos acusados ​​de ser los instigadores de las noticias falsas. Además de la intención de mejorar su imagen internacional, las principales intenciones son comprometer el debate democrático al favorecer las posiciones más extremas y, por lo tanto, aumentar la división presente en las sociedades europeas, donde la mayor consecuencia ha sido el nacimiento de la soberanía y el anti-europeísmo, que resultó en las consecuencias más significativas producidas por las campañas de información falsa. Después de todo, incluso antes de la pandemia, la acción incesante de los piratas informáticos se había desarrollado sobre todo con ocasión de nombramientos electorales para dirigir el voto hacia soluciones consideradas más favorables para los estados no democráticos. La pandemia ofreció una forma aún más fácil de tratar de influir en la opinión pública, especialmente con respecto a las supuestas responsabilidades reales de los tiempos, las formas y las causas de la propagación de la infección. En este sentido, la actitud china ha planteado varias dudas sobre el origen de la infección y su contención efectiva, especialmente en las etapas iniciales, lo que ha provocado una actitud defensiva del gobierno de Beijing, a menudo implementada con tácticas dudosas. Estas acciones deben enmarcarse en políticas más amplias que puedan considerarse como verdaderos actos de hostilidad hacia países donde existen órdenes democráticos y, por lo tanto, potencialmente perjudiciales para los regímenes que tienen problemas con la disidencia interna. Los intentos de ocultar la desestabilización deben hacer que los miembros de la Unión Europea reflexionen, tanto a nivel de la nación individual como en su conjunto, sobre la verdadera lealtad de los estados que intentan boicotearlos. Esto debe aplicarse tanto política como comercialmente, porque celebrar acuerdos cada vez más estrechos con países no leales puede facilitar el trabajo de introducir organizaciones que intenten la desestabilización. Para Bruselas, ahora se han creado las condiciones para implementar formas de defensa cibernética a nivel comunitario, que requieren presupuestos más sustanciales. La prevención debe estar en el origen, es decir, en contraste con estas organizaciones, ya que la educación adecuada de los usuarios de Internet es casi imposible para los grupos de edad que ya tienen más de cuarenta años y solo puede llevarse a cabo con una capacitación cuidadosa dirigida a grupos de mayor edad Gente joven. Sin embargo, la alta edad promedio de las poblaciones europeas y el escaso hábito de discernir las noticias, que ha venido con un uso cada vez mayor de las nuevas tecnologías, incluso a nivel laboral, constituye una facilitación de la penetración de noticias falsas y engañosas. Esta condición también facilita las noticias falsas que provienen de los perfiles institucionales, cuyos ejemplos más llamativos son el presidente de Estados Unidos, Trump y el brasileño, Bolsonaro. A menudo, el usuario de Internet no distingue la opinión personal de las noticias falsas y lo que, al final, es solo una opinión, se convierte en información engañosa. El tema aquí es utilizar canales institucionales para provocar repercusiones también en los estados extranjeros; El contraste con estas operaciones, de alguna manera, es aún más difícil porque el único contraste posible es asegurar una respuesta oficial que sea contraria y puntual, capaz de involucrar a la misma audiencia. El juego sobre la red y la búsqueda de contramedidas para la desinformación se juegan en estos planes.