Rusia y Estados Unidos se reúnen para mejorar las relaciones bilaterales

La relación entre Estados Unidos y Rusia debe distinguirse entre la de los respectivos jefes de estado y sus gobiernos con la aversión natural que existe entre las dos administraciones. La afinidad política entre Putin y Trump es bien conocida, al igual que la actividad rusa para promover la elección del actual presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, existe una desconfianza en gran parte de la administración estadounidense en el sentido más amplio hacia la acción política de Moscú; esta desconfianza se deriva tanto de situaciones históricas, que también están presentes en el sentido opuesto, como de los objetivos geopolíticos obvios de Rusia, que están en la base de los programas políticos y electorales del Kremlin. La visita del Secretario de Estado estadounidense al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia y, posteriormente, a Putin, muestra que la dialéctica entre los líderes de los dos países continúa de manera colaborativa, porque ambos necesitan reafirmar una relación funcional para mantener su papel en la política. internacional. Actualmente, EE. UU. Está en dificultades en varios frentes diplomáticos: con Corea del Norte no han logrado llegar a un acuerdo que hubiera sido significativo, en Venezuela, considerado dentro de su propia área de influencia, Washington no puede afectar efectivamente A favor de la oposición al régimen de Caracas, la cuestión iraní corre el riesgo de ir más allá del ya peligroso nivel de tensión en curso por una mala gestión condicionada por aliados incautos y, finalmente, la relación con la Unión Europea sufre un continuo deterioro y se encuentra en peligro. El desarrollo normal e histórico de la relación transatlántica. Trump ha establecido una política de aislamiento sustancial en el ámbito internacional, pero no ha recibido el apoyo de parte de su administración para evitar efectos desfavorables para los EE. UU. Y las dificultades para la diplomacia estadounidense se derivan en gran parte de estas razones. La relación con Rusia, aunque está condicionada por visiones e intereses diferentes ya menudo contradictorios, es esencial para encontrar una colaboración para resolver preguntas contingentes y no obligar a los EE. UU. A hacer un compromiso directo pero solitario. Rusia, por otro lado, necesita tener una relación con el mayor poder del planeta, que después de la invasión de Crimea, ha empeorado significativamente (pero no tanto para Trump, como para las partes de la administración que se oponen a Moscú). La importancia de las buenas relaciones bilaterales, según lo declarado por el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, es esencial para evitar que las tensiones en las distintas regiones se conviertan en situaciones capaces de alterar los libros en los que se basa la paz mundial. Esta conciencia puede favorecer la reanudación de relaciones mucho más cercanas, lo que puede favorecer una mediación capaz de satisfacer los objetivos de ambas partes. En particular, se han abordado los problemas de la desnuclearización coreana, que es de interés estratégico para los Estados Unidos, pero para Rusia es esencial, dada la proximidad a la península asiática, la cuestión venezolana, donde Rusia ha expresado su oposición a una exportación de la democracia a través de las armas, de la situación siria y ucraniana y, finalmente, de la emergencia del Golfo Pérsico, que sigue siéndolo, a pesar de las declaraciones estadounidenses de no querer embarcarse en un conflicto, lo que sería muy impopular para Trump. Si esta visita del Secretario de Estado puede representar un acercamiento entre las dos potencias, también debemos considerar los efectos que esto tendrá en China, como una alternativa a los EE. UU., A la que Rusia parece haberse acercado; Moscú, a pesar de un marco de dialéctica internacional normal, podría jugar en dos mesas para explotar las complicadas relaciones entre los dos países, debido a las guerras comerciales en curso. Esto podría llevar a cuestionar, pero ciertamente no en el corto plazo, una serie de activos internacionales, incluido el iraní. Es probable que los EE. UU. No puedan hacer que Moscú se retire del tratado nuclear, sino una mayor acción diplomática de Rusia entre los EE. UU. Y Irán podría obligar a China a derogar su principio de no intervención para no renunciar a su papel de gran poder al que también aspira en el campo diplomático. Será necesario esperar los desarrollos que este enfoque, si realmente existe, podrá provocar.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *