El nivel más bajo de la política inglesa.

Lo que se consume en Gran Bretaña parece ser cada vez más un suicidio político. El trabajo del Primer Ministro, pero también del jefe del Partido Laborista, revela una conducta insegura que es incapaz de adoptar una posición firme y convencida. Debe recordarse que el referéndum sobre la salida británica de la Unión Europea fue solo consultivo y, por lo tanto, no vinculante, pero esto no impidió que las fuerzas políticas lo transformaran en un medio funcional con el cual tratar de satisfacer a un electorado enojado, pero no estaban claros. Las consecuencias de esta decisión. De repente, la parte de los votantes que se oponía a la Unión, aunque de poca mayoría para aquellos que querían seguir siendo parte de Europa, tenía mayor relevancia en la escena política británica. Los llamamientos de aquellos que ilustraban claramente el destino al que se habría dirigido el Reino Unido no fueron útiles: el profundo nacionalismo y el mal resentimiento contra el continente han determinado una dirección de la confusa e inconclusa política inglesa. La mala gestión del tema estuvo condicionada por el deseo de no molestar al electorado que ganó el referéndum, pero también de no irritar demasiado a los perdedores. La falta de políticos importantes capaces de manejar una situación difícil, sin embargo, ha completado el cuadro, por lo que hemos alcanzado la absurda obligación de participar en la competencia electoral europea, donde se da la peor cara de la sociedad política británica, gracias a una ignorancia manifiesta del gobierno y la oposición de Londres. El partido conservador, ya severamente castigado en las elecciones administrativas, está profundamente dividido en al menos tres partes: los partidarios de irse sin acuerdo, los partidarios de la salida acordada con Bruselas y los que están en contra. El Partido Laborista no ha podido aprovechar esta división porque también está dividida internamente, el Partido Demócrata Liberal es la única fuerza política que se declara opuesta a abandonar Europa, pero no parece tener la fuerza necesaria para reunir todos los recursos. a favor de permanecer en la Unión, confirmando que sigue siendo un tema político marginal en la política británica y, finalmente, el panorama parece estar dominado por la formación escéptica en Europa, donde probablemente los votos de los conservadores que quieren irse sin acuerdo y la decepción convergerán. Acción política del primer ministro. En este escenario, la propuesta de un nuevo referéndum llega fuera de tiempo porque se tuvo que hacer hace mucho tiempo, pero con más información y el peso político de ser una decisión vinculante para el ejecutivo. La experiencia de haber convocado un referéndum de manera apresurada y sin la información debida a una audiencia de votantes condicionados solo por la acción euroescéptica no se cumple. Los partidos tradicionales se oponen a volver a involucrar al electorado directamente en el asunto, prefiriendo un gesto torpe de la historia, cuando, en cambio, un referéndum clarificador y definitivo podría poner las cosas en la perspectiva correcta para una evaluación consciente por parte del electorado. No está claro si existe una voluntad de omnipotencia o el temor de perder el control de la actividad política, algo que ya ha sucedido en parte, en cualquier caso también existe el aspecto, no secundario, de haber agotado la negociación con Europa pierde todo tipo de credibilidad internacional. El referéndum, en resumen, no se repetirá, el destino del Premier es el de la renuncia, que concluirá solo una parte de la historia, porque el futuro es imposible de imaginar, si no con un escenario de máxima división de integridad nacional y un desarrollo relativo. A la economía totalmente desastrosa.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *